LA FUNDACIÓN

Nuestra historia

Abrázame fue creado en el año 2015 por Miguel Iglesias ; la idea de aportar a los menores abandonados empezó en los hospitales donde están los menores recién nacidos esperando ser adoptados o derivados a algún hogar. Esta experiencia en los hospitales lo llevó a los hogares donde finalmente los niños pasan más tiempo.

Se construyó el proyecto Abrázame con el objetivo de traer toda la ayuda posible a través de voluntarios en 8 hogares de lactantes para entregar contención los niños: hogar Esperanza, Casa Nacional del Niño, Grada, Hogar Galvarino, hogar Santa Catalina, hogar Koinomadelfia, hogar San Vicente de lo Barnechea y hogar Regacito.

En el año 2016 se destapó la crisis del Sename y Fundación Abrázame se retiró de manera momentánea para reajustar el modelo de voluntariado y de selección a lo que estaba ocurriendo para proponer una selección más estricta y que implicaba menos al hogar.

En invierno del 2017, se formó el directorio de la fundación con Cecilia a la presidencia y en septiembre de este mismo año, el Programa Abrázame pasó a ser Fundación Abrázame.

Desde el 2018, la fundación ha evolucionado mucho, con cada vez más personas involucradas y siempre soñamos con un mejor futuro para los niños en hogares. Desde entonces, la fundación apoya la labor tanto de hogares de lactantes como hogares de niños y adolescentes en la Región Metropolitana.

VISIÓN

Llegar a todos los hogares de menores de Chile brindando amor y oportunidades a los niños y niñas más vulnerables de nuestro país.

MISIÓN

Generar puentes para el desarrollo integral y la inclusión de los niños y niñas de hogares de menores, a través de voluntarios que realizan talleres y actividades dentro y fuera de los hogares y con voluntarios que asisten regularmente para apoyar con el cuidado de lactantes.

VALORES

Creemos que, brindando amor y oportunidades a los niños y niñas de hogares de menores, a través de una labor transparente y comprometida, lograremos su plena inclusión.