Ana Karina Bermúdez Urdaneta, relató que se siente muy agradecida de Fundación Abrázame.

“Llegue a Santiago de la ciudad de Chillan sin nada, y me ayudaron para tener una cobija para quitarnos el frío junto a mi familia. Les agradezco que gracias a ustedes tenemos cama para dormir, ya que dormíamos en el piso”, relató Ana Karina.

“Además, nos regalaron un juego de comedor en los momentos que más necesitaba. Gracias a Dios y a la Fundación Abrázame siempre que los necesitaba contaba con su ayuda. Y los recomendaría con los ojos cerrados, ya que ayudan a la necesidad del que necesita”, agregó Bermudez.